Diario Imagen de Arrecifes
Columnistas Previsional

El Sistema Previsional, una caja para todos; mientras los adultos mayores siguen negados cuando no olvidados.

La jubilación mínima en septiembre rondara los $25.800 (el ripte tuvo un incremento del 11.1 % de abril a junio 2021).

Hace un tiempo -a fin de diciembre de 2020- se sancionó una nueva ley de «INMOVILIDAD» jubilatoria, donde en un calculo tipo mix entre recaudacion y RIPTE intentó amalgamar correcciones a los ingresos para la clase pasiva cada tres meses (que a su vez se toman parámetros ya tres meses atrasados, ejemplo en septiembre se pagara según el promedio de lo informado por el INDEC ENTRE ABRIL Y JUNIO), y como este tema no le importa a NADIE (el viejo siempre es el otro, y literalmente son una carga para el sistema, cuando no para la familia) todo lo que se pueda trasladar a tiempo futuro, se hará sopesando la estadística de muertes.

El CONGRESO NACIONAL estuvo mas de un año durmiendo una norma de movilidad -repito, que a nadie le interesa, incluso la Justicia Federal (en la mayoria de fallos que dictó) estimó que no hubo inconstitucionalidad alguna ante la ausencia de una norma que regule la movilidad previsional (art 32 ley 24241) durante todo el año 2020; y que cayendo en el dedo presidencial el aumento trimestral, sin seguir ningun parámetro legal, estaba mas que bien y no ocurría daño alguno-; el CONGRESO que pareció que se tomó un sesudo trabajo, casi que calcó la ley de movilidad de unos años atrás -26417 del 1 de octubre de 2008-; similar -no idéntico- sistema de actualización de haberes; y entre poquitas sesiones antes que venciera los nuevos seis meses que se puso de plazo para «reestudiar qué criterio tomar para no hacerles perder el poder adquisitivo a la clase pasiva»; se dignó a dar una ley de movilidad, que es un refresco de la anterior, pero claro para un pais estable, SIN INFLACION; nos preguntamos ¿Craso error? o ¿Adrede?

NUEVAMENTE, DECRETO presidencial mediante, salió a apagar la ya pauperizada economía de la tercer y cuarta edad -los mayores de 60 años, estadísticamente, van a conformar para 2030 más de un tercio del segmento etario de la población Argentina-, dando bonos ya con el aumento del primer trimestre, como los dados a partir de agosto -$5000 de bono para algunos- siempre por única vez, pero «que se repite cada tanto». Claro, a los niveles mas bajos; y así, querido lector se habrá dado cuenta que el jubilado que tiene ingresos medios cada día se acerca al menor ingreso previsional, y la mayoría que percibe la jubilación minima, su poder adquisitivo dista mucho de una compensación por inflación; sabiendo que a la vuelta de la esquina ya le esperan «nuevos precios»; con relación a lo que trabajo y aporto al sistema de seguridad social vilipendiado por cada gobierno de turno. Alternativas siempre las hay: como incorporar el índice de precios al consumidor al ajuste trimestral del haber previsional es un buen camino de solución legal para mejorar la ley 27609; entre otras alternativas a considerar también está «El Régimen especial de trabajo para el adulto mayor» que oportunamente presenté; generaría estímulo laboral y de contratación -con bajas cargas para empleadores-; como también aporte a la seguridad social.

Notas relacionadas

Pensar bien para sentirnos mejor

Lic. Rodrigo Arias

¿Cómo podemos fortalecer nuestro sistema inmunológico?

Lic. María Eugenia Delvaux

Coronavirus: La Obesidad como nuevo grupo de riesgo ¿pero quienes clasificarían?

Diario Imagen
Cargando...