Diario Imagen de Arrecifes
ColumnistasEducación

Acompañar en el camino del aprender

Educacion 12

Uno de los principales errores es pretender hacer los deberes con prisas y dejarlos para el último momento. Los niños necesitan organización y tranquilidad para hacer las tareas escolares y a los adultos nos corresponde el trabajo de enseñarles habilidades que les permitan optimizar el tiempo que deben dedicar cada día a los deberes.

Estudiar es un hábito y como tal se puede aprender. Como cualquier rutina, éste requiere tiempo, esfuerzo y práctica. Cuanto antes empecemos mejores resultados obtendremos.

Para crear un hábito es necesaria la repetición. No debemos esperar a que haya deberes para que los niños se sienten cada día un ratito a leer, escribir o estudiar. Si buscamos pequeñas y divertidas tareas diarias nos implicamos en su aprendizaje de manera genuina y le quitamos el peso extra de la obligación.

De a poco, podemos ayudarlos a que aprendan a organizar y planificar sus tareas. Por ejemplo, improvisando una lista de lo que deben hacer y el orden que seguirán. Desde la psicopedagogía, aconsejamos siempre empezar por lo más difícil y terminar con algo más sencillo.

Es importante que los niños se sientan motivados para hacer sus deberes. No hay nada mejor que hacerles ver  a medida que están avanzando para que tengan más ganas de  continuar. Los elogios verbales y la atención de los adultos son grandes motivadores, además de ser los mejores premios que podemos otorgarles. Ellos prestan más atención, están más motivados y rinden mejor si aquello que hacen les interesa. Relacionar sus intereses con el estudio lo hará mucho más atractivo.

Recordemos que los hábitos se generan por repetición.  Al principio puede que cueste un poco. Los niños prefieren jugar o ver la tele en lugar de estudiar, pero a medida que vayan adquiriendo la rutina diaria de sentarse a realizar sus tareas les costará cada vez menos. Recuerda que tu actitud como adulto, es igual de importante que estas ideas. No olvidemos que el objetivo es que hacer tareas se convierta en una rutina agradable en vez de ser una lucha diaria. Es necesario que tengamos paciencia porque es el momento del desarrollo de sus aprendizajes y cada individuo recorre este camino de una manera singular.

Notas relacionadas

Permiso para imaginar

Lic. Manuela Del Valle

Arrecifes, su historia: Las plazas Almirante Brown y Bartolomé Mitre

Diario Imagen

Revocaron sentencia que ordenaba bloquear acceso de páginas web en Google

Hugo López Carribero
Cargando...