Diario Imagen de Arrecifes
Interés general

Arrecifes despidió al Dr. Martín

Rodeado de cariño y reconocimiento, así se fue el Dr. Modesto Martín. En la mañana de hoy sus restos fueron despedidos por colegas, pacientes y muchos amigos en una jornada muy triste para toda la comunidad de Arrecifes.

Martín había fallecido en la jornada del lunes, producto de las gravísimas heridas sufridas en un accidente ocurrido el sábado pasado. Falleció en la vecina localidad de Pergamino, donde se encontraba internado tras ser derivado desde nuestro nosocomio para ser tratado con aparatologia de mayor complejidad.

El Dr. Modesto Martín no pasó en vano por esta vida, lo denota el enorme cariño y emoción de quienes en la mañana de hoy lo despidieron. Más allá de protocolos vulnerados en el contexto de la cuarentena por la pandemia del coronavirus, lo cierto es que el Dr. Martín no se podía ir sin recibir el merecido reconocimiento y cariño de quienes lo conocieron.

Pasadas las 10 de la mañana de hoy, una gran cantidad de vecinos se agolparon en la puerta del Hospital municipal, su segundo hogar, para decirle adiós. Al paso del cortejo fúnebre que marchó por calle Santiago H. Pérez hasta calle Saavedra, y de allí hasta avenida Merlassino. En ese lugar, donde se levanta el hospital de nuestra ciudad, colegas, amigos, compañeros del área salud, pacientes y vecinos le tributaron una inolvidable despedida. Con un aplauso cerrado durante minutos que parecieron eternos, en medio de mucha emoción, la gente se acercó al vehículo que transportaba sus restos para acercarle una flor, o tocar el vehículo. Allí estaban, entre otros, el intendente Javier Olaeta, parte de su gabinete, sus compañeros del hospital, como el secretario de Salud, Dr. Carlos Mondino, y todos aquellos que quisieron rendirle homenaje.

Allí también su familia, sus hijos, recibieron el cariño. «¡¡Aguante el Dr. Martín carajo!! se le escuchó gritar a su hijo. En ese preciso momento las lágrimas fueron incontenibles para los presentes. Posteriormente sus restos fueron despedidos por los bomberos voluntarios en una formación de honor frente al cuartel (fue médico de los servidores públicos), para luego emprender el camino hacia el cementerio local, su morada final.

Atrás quedaron 39 años en nuestra ciudad, donde llegó proveniente de Rosario; atrás, pero presente en la memoria quedó su participación en entidades intermedias, en instituciones deportivas y sociales, su amor por la actividad ecuestre (fue un reconocido entusiasta de la práctica del Endurance Ecuestre) y la náutica, y fundamentalmente su labor como médico, como amigo de quienes lo conocieron. Actualmente era presidente de la Asociación de Profesionales del Hospital (APHA), donde bregaba por los derechos de sus colegas, esos mismos que con lágrimas en los ojos y la voz quebrada le dijeron adiós.

Notas relacionadas

ATE informa sobre el Coronavirus

Diario Imagen

Desde Abril la facturación electrónica es obligatoria para monotributistas

Diario Imagen

«Esperamos a tener la fuerza suficiente para poder decirles ‘GRACIAS»

Diario Imagen
Cargando...