Diario Imagen de Arrecifes
Deportes

Agustín Canapino seguirá en la IndyCar en 2024: la historia detrás del anuncio y el ex Fórmula 1 que sería su compañero

Aquel abrazo luego de la última carrera de este año de la IndyCar en Laguna Seca entre Agustín Canapino y Ricardo Juncos, lo dijo todo. Fue fundirse en la emoción por el objetivo cumplido de ambos, pero en especial del dueño de equipo argentino que hizo una patriada al jugársela por un piloto de 33 años que hasta diciembre de 2022 siempre corrió de forma regular en autos de turismos. Esta aventura tendrá una secuela y el Titán de Arrecifes seguirá en 2024 en la principal categoría de monopostos de los Estados Unidos.

El anuncio llegó este miércoles y como le anticipó Juncos a Infobae en una entrevista a fines de agosto, corrió contra el tiempo para poder confirmar cuanto antes a sus dos pilotos para la temporada venidera. Agustín seguirá y aún no está confirmado quién será su compañero. Este año lo fue el inglés Callum Ilott, con quien tuvo un encontronazo en la carrera de Laguna Seca en la que el arrecifeño pudo haber peleado por un top cinco o quizá el podio. En tanto que suena el francés Romain Grosjean (nueve temporadas en la Fórmula 1) para ser el nuevo coequiper del argentino.

“Todo en mi primer año en un monoplaza, estoy lleno de alegría y motivación de tener la oportunidad de seguir creciendo como piloto y contribuir a la continua y notable evolución del equipo. Para 2024, la mentalidad será diferente. Lo que antes estaba lleno de dudas e incertidumbre ahora será una búsqueda incesante de mejorar día a día, buscando resultados y constancia en cada carrera. Por supuesto, no olvidamos que todavía somos un equipo relativamente nuevo compitiendo contra competidores fuertes, pero afrontamos este desafío con las ganas y el hambre de apuntar cada vez más alto”, declaró el piloto argentino.

El arrecifeño sorprendió a todos en la IndyCar y el propio Juncos le reveló a este medio que “mi socio Brad Hollinger como 20 veces me preguntó si estaba seguro. Porque más allá de los récords que hizo Agustín en la Argentina con un TC, ¿qué tiene que ver eso? ¿Por qué iba a andar bien en un auto de la IndyCar?” Pero pese a correr solo dos carreras en monopostos que fue en la Fórmula 3 Sudamericana en 2011 en Paraná, cumplió con creces.

Sus mejores resultados de Canapino en 2023 fueron los sendos puestos 12 en su bautismo, en Saint Petersburgo y en la segunda fecha corrida en Texas, en su estreno en un óvalo. Dañó poco el auto y los accidentes que tuvo fueron por esquivar a un rival ya chocado como en las 500 Millas de Indianápolis, donde llegó a ser tercero, el mejor puesto parcial de un argentino en la carrera más importante de los Estados Unidos, donde hacía 83 años que un argentino no la largaba. Aquel 28 de mayo desertó a ocho vueltas del final en el óvalo más famoso del planeta.

Hubo algunos motivos que promovieron la continuidad de Canapino. El primero fue su rendimiento en pista. Lo rápido que se adaptó fue lo que más sorprendió tomando en cuenta de que venía de mundo completamente diferente. Otro punto fue su actitud abajo del auto para manejarse con los demás integrantes de su escudería y de la categoría. El súper profesionalismo fue una carta de presentación que tanto su equipo como el ambiente de la IndyCar consideró. Nunca en su vida había hablado inglés, pero en pocos meses logró aprender lo necesario para comunicarse con su equipo, los medios locales y sponsors. Se suma el haber cuidado el coche y salvo errores puntuales, su monopostos nunca se dañó.

Aunque un punto clave para la renovación de su contrato fue el haber terminado entre los 22 primeros del campeonato, lo que le permitió al Juncos Hollinger Racing acceder al subsidio de 1,2 millones de dólares para el año venidero que representa cerca del 10 por ciento del presupuesto total por un auto en una temporada. Pero en la próxima los costos se elevarán entre un 10 y un 20 por ciento por el cambio de motores ya que se empezará a utilizar la tecnología híbrida con impulsores a combustión y eléctricos. Ese premio económico fue determinante para un equipo que no es de los más fuertes.

Juncos trabajó todo el año para plasmar esta renovación y reunió el presupuesto necesario. El equipo consiguió un nuevo e importante sponsor que se luce en los pontones de los autos como Pay.com. Se sumó el apoyo que continúa desde la Argentina con el Instituto de Promoción Turística (Inprotur) mediante “Visit Argentina” VA, Martínez Sosa (seguros), y el grupo Prieto (venta de vehículos de transporte de pasajeros y de carga).

Para la temporada 2024 la expectativa será mayor en torno a Canapino ya que no deberá pasar por el período de adaptación ya que conoce todos los trazados. Tiene cientos de kilómetros arriba del auto. Además, se suma la alianza estratégica con la escudería Arrow McLaren (asociado al equipo de Fórmula 1) que será un potencial para aprovechar en el desarrollo de los coches.

Siendo un competidor nato, el año próximo las metas serán otras para Canapino. No pasará solo por terminar una carrera. Ahora el foco será terminar los más adelante posible y con la confianza adquirida sobre el monoplaza, es posible que el arrecifeño ya busque pelear por un top ten o un top cinco como lo hizo en la última competencia y por qué no vislumbrar la chance de un posible podio.

Lo que hizo Canapino en su primer año en la IndyCar generó varios elogios y entre ellos estuvo el brasileño Tony Kanaan, campeón de la categoría en 2004 y ganador de las 500 Millas de Indianápolis en 2013. “Canapino es un fenómeno. Lo hizo muy bien para su primera vez en la IndyCar en el equipo de Ricardo, que es un equipo chico. Tuvo resultados muy buenos y espero que vuelva el año que viene porque un segundo año con su talento va a ser muy bueno”, le dijo a este medio en la visita del Stock Car al Autódromo de Buenos Aires Oscar y Juan Gálvez. “Cuando lo miraba aquí en la Argentina y pensaba que le iba a costar más porque la IndyCar es muy difícil. Para mí fue lo contrario, manejé en la IndyCar por 26 años y ahora estoy manejando esto y es una dificultad tremenda”, agregó el piloto de 49 años, que suele retornar a la IndyCar para correr las Indy500.

Nacida en 1911 y pese al cambio de nombres y organizadores, la IndyCar es la categoría más antigua del mundo y la segunda de monopostos (autos de Fórmula) más importante detrás de la Fórmula 1. Este año Canapino hizo su debut absoluto en un campeonato regular en esta clase de autos. Toda su campaña en la Argentina la corrió en coches con techo cuya máxima potencia era de 450 caballos y ganó 15 títulos nacionales (4 de TC, 2 de TC 2000, 7 de Top Race y 1 del TC Pista y la Copa Mégane). Pasó a manejar un monoplaza, es decir, un auto construido para correr, con 750 caballos de potencia y carga aerodinámica (alerones y otros aditamentos).

La categoría se nutre de monoplazas Dallara y motores Honda o Chevrolet. En el caso del Juncos Hollinger Racing, corren con motores de Chevrolet. Es una escuadra que no es de las más fuertes como Ganassi Racing, Team Penske, Andretti Autosport o el propio Arrow McLaren, que cuentan con mayores recursos económicos para poder hacer desarrollos. Encima este año el equipo de Canapino perdió cinco fechas a su director técnico, Yves Touron.

Desde hace un par de semanas, Canapino estuvo al tanto de su continuidad y para no perder el training de un monoposto giró con un Dallara ex Fórmula 3 Sudamericana en el Autódromo de San Nicolás. Agustín correrá el domingo 29 de octubre en el Turismo Carretera en Rafaela y luego se determinará la fecha para su regreso a los Estados Unidos.

Notas relacionadas

10ª Carrera Nocturna en San Antonio de Arredondo

Diario Imagen

Canapino corre en Detroit

Diario Imagen

Está abierta la inscripción de los Juegos Bonaerenses 2019

Diario Imagen
Cargando...